News es

AUGUSTEA IBÉRICA Y EL CAFÉ CANDIDATO PARA EL PATRIMONIO INMATERIAL DE LA HUMANIDAD UNESCO

Augustea-Iberica

Augustea-Iberica

«Tomémonos un café»

Es la invitación más frecuente que se puede recibir en toda Italia porque el café  espresso italiano es uno de los símbolos más reconocidos y amados del Made in Italy, tanto que es un candidato para el Patrimonio Inmaterial de la Humanidad – UNESCO.

El café para los italianos es una liturgia, un ritual compartido por generaciones y baluarte inmortal de nuestra industria alimentaria con más de 800 tostadores que operan en Italia y que comprenden 7.000 empleados.

Los «Granos» de historia nos regalan el viaje por el universo del café que comienza desde los altiplanos de Etiopía hasta Constantinopla, hoy Estambul, donde en el siglo XVI se abrió la primera cafetería de la historia.

Pasando por Viena, llega a Italia donde, en 1720, se abrió el Caffè Florian en la Plaza San Marco de Venecia, una de los más antiguos del mundo, famoso por su estilo único y sin tiempo, con bandejas de servicio estrictamente en plata y la inconfundible librea de los camareros.

Era la Venecia de Canaletto, Tiepolo, Casanova y Vivaldi; calle y campielli estaban pobladas, con el susurro de faldas largas y suntuosas levitas. Los salones de los antiguos edificios estaban iluminados por las grandes danzas que la laguna reflejaba en los canales con todo su esplendor.

Era la época del Carnaval, famoso en todo el mundo.

Pero es toda Italia la que brilla en todo el mundo por sus cafés históricos que son patrimonios artísticos y arquitectónicos. De hecho, continuando un viaje imaginario llegamos al Caffè Gambrinus, el más antiguo de Nápoles, patria del café por tradición y donde se inventó la cucumella, para preparar café en casa.

Hay muchas historias y tradiciones en Nápoles relacionadas con el café. Uno de las más típicas (que demuestra el carácter generoso de los napolitanos) es el café suspendido. Un cliente del bar paga dos tazas, de las cuales una para beneficio de una persona desconocida que lo solicita.

Quien entra en contacto con el pueblo napolitano y comprende su cultura antigua, su profunda filosofía de vida no puede dejar de fascinarse.

“Cuando un napolitano está contento, paga dos cafés: uno para él y otro para el cliente que viene después. Es como ofrecer café al resto del mundo «(L. De Crescenzo)

Pero, ¿qué hace que el café italiano sea el mejor? La bondad de nuestro café nace de la preparación de las mezclas y el tostado de los granos de café, características que hacen que el productor italiano VEZZALI sea líder.

Vezzali Caffè se beneficia de una figura única, la del FUOQUISTA TOSTADOR que, a la capacidad de tostar, agrega la habilidad artesanal, ahora desaparecida, de mantener el calor constante durante el tostado, utilizando madera nativa (del bosque y los cítricos).

Café divino, cuyo sabor permanece en la boca todo el día y Vezzali Caffè te ofrece una taza sentado en el borde del universo, mirando todo el cielo que es tuyo, para escribir sobre.