News es

EL ARABE FÉNIX, SÍMBOLO DE RESILIEZA …….. AUGUSTEA IBÉRICA E ITALIANIDAD

Augustea-Iberica

Augustea-Iberica

«Que el fénix muere y luego renazca …..» (Dante Alighieri)

Italia, como el ave mitológica que se levanta de sus cenizas, expresa sus capacidades más altas en los momentos más críticos,
transformando las decepciones y dificultades en un renacimiento creativo.
Entonces, el gran chef Ercole Villirillo ha creado simbólicamente este original Arabe Fénix con pescado, mariscos y aceite de oliva con sabor de bergamota. A partir de una idea del gran orfebre Gerardo Sacco, Villirillo presentó esta obra de arte en el premio Bergafest 2020.
Es un himno a un buen retorno, al placer de reunirse nuevamente, a la renovación y a los nuevos desafíos.
Ahora estamos experimentando un «verano», un símbolo de reinicio y renacimiento después de un largo «invierno» …….. y el susurro de las aguas del Gran Río da la bienvenida a la nueva temporada ……..


La reanudación posterior a COVID está llena de dificultades; el cumplimiento de los protocolos de salud, la crisis económica, el miedo que aún atraviesa a las personas no juegan a favor especialmente al sector de la hostelería, que está particularmente penalizado.
Pero la imaginación y la creatividad de los italianos a menudo tiene la ventaja. Conscientes de que ser chef, cocinero, pastelero o pizzero significa ser embajadores e intérpretes de la tradición italiana en la mesa, muchos se han reinventado creando espacios originales y acogedores.
La convivencia del restaurante Capre e Cavoli en Milán se expresa a través de la creación de 14 casitas dentro del restaurante. Para que los huéspedes se sientan como en casa … ¡quedandose en un restaurante!

Otro ejemplo fascinante es el agroturismo Poggio Brico, ubicado cerca de Todi, que ofrece la oportunidad de probar sus excelencias en una terraza a 5 metros de altura, ¡en un bosque de nueces!

La Tana del Ghiro, en Calabria, ha «acostado», en los brazos acogedores del Parque Pollino, un rincón de paraíso donde el
redescubrimiento de sabores antiguos acompaña a los huéspedes ¡en un viaje atemporal!

Pero la grandeza de los italianos ya se había manifestado durante el confinamiento.
En los tiempos oscuros de la pandemia, el sentido de colectividad y unión que los italianos expresaron en solidaridad social y económica, hizo de Italia un verdadero ejemplo internacional. ¡Grandes los italianos!!!!
Cuando, a pesar del temor por el enemigo invisible, reaccionaron de una manera concreta y sorprendente no sólo respetando los protocolos de salud necesarios para su propia seguridad, sino también mirando más allá de su microcosmos ofreciendo una mano, cada uno según sus propias posibilidades. Y así sucedió que, cuando la muerte se cernía cerca de cada uno de nosotros, ¡8.000 respondieron a la apelación lanzada por la Protección Civil para satisfacer la necesidad de 300 médicos destinados a las áreas más afectadas de Italia! 8.000 padres, madres, hijos, esposas y esposos pero, sobre todo MÉDICOS ……. De la misma manera que sucedió cuando la
apelación fue dirigida a los enfermeros ….. En una solicitud de 500 unidades, se unieron en 9.400 !!
La Italia con un gran corazón ….. El coraje de profesionales que creen en su misión, jóvenes especialistas o recién graduados junto con aquellos que ya habían terminado su actividad laboral. Y muchos otros hermosos ejemplos de voluntariado; el Alcalde de Asolo que regresa a la sala de hospital o el sacerdote, médico neumólogo, que elige la cama del paciente como su altar, regresando al hospital de Sassuolo donde sirvió antes de su vocación.
¡Un frente común contra el virus!

La crisis comenzaba a afectar económicamente a muchos italianos.
En ese momento había quienes no podían permitirse la comida porque no estaban trabajando y muchas familias ya estaban en dificultades: es por eso que algunos ciudadanos decidieron ayudar con un gesto de solidaridad que comenzó en Nápoles pero que luego se extendió rápidamente en por todo el país. Habamos del «compra suspendida«, que retoma un poco el concepto del famoso «café suspendido», una iniciativa nacida después
de la Segunda Guerra Mundial ‘porque nadie puede ser tan pobre que ni puede tomar siquira un café’.
Aquellos que pudieron ayudar a los además comprando algo de comida para donar a quienes lo necesitaban.
«Quién puede ponga, quién no puede tome»: este era el mensaje escrito en una hoja colgada a una canasta en un callejón en Nápoles, donde cualquiera podía dejar algo para aquellos que por el momento no podían permitírselo. En muchas calles de la capital de Campania, la iniciativa lanzada por algunos voluntarios ha valido la pena: muchas personas, de
hecho, han comenzado a dejar bolsas con las compras adentro, destinadas a los necesitados y muchos supermercados también se han unido. De esta manera, Nápoles, una ciudad que siempre se ha destacado por su generosidad, ha dado un ejemplo a toda Italia.

Ciertamente habrá muchas dificultades que enfrentar y la recuperación será larga, pero el Made en Italy es un brand reconocido en todo el mundo tanto que en el mayo de 2020 las exportaciones crecieron un 35% (datos de ISTAT).
En esta perspectiva, Augustea Ibérica apoya a las empresas que reconocen una salida comercial exitosa por la internacionalización.